Esta es una de las preguntas que mucha gente se plantea cuando se encuentra que tiene amianto en su propiedad (bien sea en el tejado de su casa, como aislamiento, en algún depósito, etc.) y quiere “deshacerse” de él.

Cuando el amianto es manipulado, bien por roce o fragmentación, se desprenden miles de partículas que permanecen en suspensión en el aire el tiempo suficiente como para ser inhaladas y presentar un riesgo respiratorio tanto para las personas que lo manipulan como para las que se encuentren en ese ambiente. Pero ese no es el único problema, estas partículas además se depositan en la ropa, provocando que el riesgo persista y suponga un problema no sólo para nosotros, sino para quien lo inhale.

Es por ello que la retirada debe hacerse por una empresa especializada, inscrita en el RERA (Registro de Empresas con Riesgo de Amianto), como Desamiantados tecnológicos, que cuenta con profesionales formados y acreditados para llevar a cabo el desempeño de estas tareas, para que se tomen siempre las precauciones y medidas preventivas adecuadas. 

Publicado: 14 de Noviembre de 2016