La aparición del RD 396/2006, de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto, marcó unas garantías y responsabilidades para proteger la salud de las personas que, por cualquier motivo, tengan que estar en contacto con cualquier material que contenga amianto y obligó a las empresas a dotarse de medidas de protección para desarrollar, en condiciones óptimas, un trabajo que conlleva un riesgo importante para la salud.

Publicado: 11 de Febrero de 2016 a las 15:58